Presentación

La Facultad de Ciencias de la Salud de Universidad de Las Américas adopta la metodología de simulación en el año 2008. Hoy cuenta con 6 centros de simulación, además de dos específicos para las carreras de Fonoaudiología y Kinesiología. El objetivo es utilizar la simulación para desarrollar la adquisición de habilidades y destrezas básicas en la formación profesional de cada una de las carreras de salud que imparte la facultad, y fortalecer el desarrollo del trabajo colaborativo interdisciplinario.

La simulación permite un aprendizaje en un ambiente seguro y de esta manera disminuye los errores de los estudiantes novatos; por consiguiente, fortalece la seguridad del alumno durante el trato con el paciente. Por todas sus ventajas, y por el aseguramiento de la calidad del aprendizaje en los estudiantes de salud, la Facultad de Ciencias de la Salud aplica la simulación en las currículas de sus carreras.

UDLA: Primera en incorporar Simulación Clínica en Salud de alta fidelidad en Chile

Es importante destacar que, la Universidad de las Américas es reconocida en el ámbito nacional por fomentar nuevas estrategias de enseñanza-aprendizaje, logrando con ello incorporar un sello diferenciador en la Facultad de Ciencias de la Salud, “Fue la Universidad de la Américas la que creó el primer centro de alta fidelidad del país con la creación de la carrera de enfermería el 2008, que se inició con la integración de la simulación en el currículo, dando inicio formal al uso de este modelo” (Revista médica de Chile, 2013, p.3).

A contar del año 2008 la Facultad de Ciencias de la Salud de Universidad de Las Américas adopta la metodología de Simulación Clínica en Salud, y crea el primer centro de alta fidelidad del país junto con el inicio de la carrera de Enfermería. Así, la Escuela de Enfermería de UDLA fue, también, la primera en el país que incluyó en el currículo la metodología de Simulación.

En la actualidad, la Universidad de las Américas cuenta con 7 centros de Simulación, de los cuales cinco están distribuidos en la Región Metropolitana: Clínica Red Salud Santiago, Campus Santiago Centro, Campus Providencia, Campus Maipú y Campus La Florida y dos en Regiones Sede Viña del Mar y Sede Concepción, todos disponibles para los requerimientos de las carreras de las carreras de la Facultad de Ciencias de la Salud, éstas son: Enfermería, Kinesiología, Fonoaudiología, Nutrición y Dietética, Terapia Ocupacional y Técnico Nivel Superior en Enfermería.

La Simulación Clínica es una metodología de enseñanza-aprendizaje que consiste en imitar la realidad para fortalecer la toma de decisiones, el trabajo en equipo y la promoción de conductas que aporten a resolver situaciones de salud.

Utiliza simuladores a distintas escalas, pacientes estandarizados y/o simulados, que se desenvuelven en escenarios seguros, que se asemejan lo más posible la realidad, y que permiten un aprendizaje en un ambiente controlado que disminuye los errores de los estudiantes novatos, fortaleciendo de esta manera el trato con el paciente.

¿Cuál es el objetivo de la Simulación Clínica en Salud?

Ofrecer una herramienta metodológica que brinde la oportunidad de integrar los conocimientos teóricos y la práctica, apoyando la adquisición de habilidades y destrezas en los futuros profesionales de la salud, fundamentadas en el aprendizaje experiencial.

Contamos con 10 años de trayectoria en la aplicación de la metodología de Simulación Clínica.


Hemos presentado en cinco congresos internacionales la experiencia de Simulación Clínica con resultados de la percepción de informantes clave.


Participamos activamente en organizaciones nacionales e internacionales de Simulación Clínica, como la Sociedad Chilena de Simulación y Seguridad del Paciente, (SOCHISIM); la Federación Latinoamericana de Simulación Clínica, (FLASIC) y la Sociedad Europea de Simulación Clínica, (SESAM).


Patrocinamos el Congreso Latinoamericano de Simulación Clínica en 2016.


Ofrecemos el Diplomado en Docencia en Simulación Clínica, que va en su tercera versión, con la presencia de destacados profesionales nacionales e internacionales.


Contamos con simuladores de última generación, actores entrenados para representar pacientes estandarizados y pacientes simulados, que son personas entrenadas para desempeñarse como pacientes expertos.


Llevamos más de 10 años aplicando la metodología de Examen Clínico Objetivo Estructurado, (ECOE); que aplicamos cada semestre a los más de 1.500 estudiantes de todas las carreras que forman parte de la Facultad de Ciencias de la Salud de UDLA.

Cada sesión de simulación se planifica de acuerdo a los aprendizajes esperados. La simulación comprende varias etapas dentro del ciclo de la experiencia, mediante una forma estructurada, combina el componente activo, experiencia de la simulación, el ejercicio en sí mismo, y posteriormente promueve la reflexión sobre la experiencia para facilitar la incorporación de cambios en la práctica. Por ello, a través de la simulación se ofrece la práctica integrada con la teoría de manera controlada y fundamentada en el aprendizaje experiencial.

La experiencia se utiliza como la principal fuente de aprendizaje, pero no la única. Tanto el pensar como el hacer son necesarios y deben estar relacionados en las mentes de los aprendices. Dentro de la actividad de simulación, los instructores, guían el proceso de reflexión y de práctica fomentando su desarrollo.

La capacidad de reflexionar, evaluar y reevaluar es considerada la piedra angular del aprendizaje permanente y es también uno de los elementos básicos de la formación en la asistencia sanitaria y de los requisitos para ser un profesional que busque mejorar su actividad a diario.

  • Replica hechos y hallazgos de una situación clínica en paciente sano o enfermo, lo que permite enfrentar una situación clínica real con mayor seguridad y destreza.
  • Permite el desarrollo de habilidades y conductas terapéuticas, minimizando los riesgos que se presentarían cuando se realiza la práctica con pacientes reales.
  • Facilita la adquisición de juicio clínico y establece la relación profesional de la salud-paciente: no todos los pacientes son iguales y no existen enfermedades, sino enfermos.
  • Permite un proceso de aprendizaje con una nueva metodología, eleva la calidad de dicho proceso y además permite la evaluación.
  • Humaniza la práctica de salud en las instituciones hospitalarias, porque no se abusa del paciente, que es utilizado la mayoría de las veces sin autorización.
  • Permite al estudiante equivocarse, y ojalá lo haga, para que utilice el error como medio de aprendizaje, pudiendo repetir el procedimiento las veces que sea necesario hasta que adquiera destreza en su ejercicio.